August 4th, 2021
Story

El Dr. Ibram X. Kendi participó en una plática virtual el 12 de julio de 2021 como parte de la Serie de aprendizaje sobre la equidad en salud de The Colorado Trust.

Fotografía de Stephen Voss

Por Kristin Jones

En el superventas del Dr. Ibram X. Kendi “Cómo ser antirracista” publicado en 2019, el historiador y académico sostiene que luchar contra las desigualdades raciales no es cuestión de cambiar maneras de pensar; es cuestión de cambiar políticas. El racismo no se vio impulsado por malas ideas, escribe. Se construyó para respaldar los intereses personales de los colonizadores europeos y traficantes de esclavos.

“La historia de las ideas racistas es la historia de legisladores poderosos construyendo políticas racistas para su interés personal, para luego producir ideas racistas que defendieran y racionalizaran los efectos desiguales de sus políticas, mientras las personas comunes consumen esas ideas racistas, las cuales a su vez dan lugar a la ignorancia y al odio”, Kendi escribe.  

Luchar contra la ignorancia y el odio no destruirá las desigualdades, Kendi sostiene. Describe una serie de pasos que las personas pueden dar para combatir el racismo, al enfocarse en cómo cambiar las leyes, no a las personas.

¿Es esta una idea peligrosa? ¿Tan peligrosa que debería ser ilegal?

Durante el año pasado, Kendi se ha convertido en el blanco favorito de comentaristas conservadores que dicen que su trabajo es un ejemplo de la “teoría racial crítica”, un término que se originó con la académica Kimberle Crenshaw para describir un método para cuestionar las leyes debido a su impacto en la desigualdad racial, pero que últimamente se ha vuelto irreconocible.

En 28 estados, según la agencia de noticias educativas Chalkbeat, los legisladores han presentado esfuerzos para prohibir que se enseñe la “teoría racial crítica” o que se limite de otras formas la enseñanza del racismo o de la historia de políticas racistas. Esta lista no incluye a Colorado, pero eso no significa que este movimiento no haya atraído seguidores aquí; la diputada de EE. UU. Lauren Boebert, una republicana que representa a gran parte del oeste de Colorado al igual que Pueblo, ya habló al respecto, y ha exhortado a los padres para que se opongan a la teoría racial crítica diciendo que “les enseña a nuestros niños a odiarse mutuamente”.

El 12 de julio, algunos coloradenses tuvieron la oportunidad de juzgar por sí mismos las ideas del doctor Kendi cuando habló durante una sesión virtual de preguntas y respuestas organizada por The Colorado Trust como parte de su Serie de aprendizaje sobre la equidad en salud. Aunque estuvo abierta al público, la conversación entre Kendi y Danielle Shoots, vicepresidenta y directora financiera de The Colorado Trust, solo estuvo disponible para personas que se registraron por adelantado al evento. A continuación se incluyen fragmentos de las respuestas de Kendi a algunas de las preguntas de Shoots, con adaptaciones por su longitud y claridad:

Sobre la posibilidad de extensos cambios sociales

Posiblemente quizás el momento más imposible de cambio en la historia moderna sucedió en Haití. En 1791, Haití no solo era la joya del Imperio Francés. Era la colonia más rentable de todas las colonias europeas en 1791. Y los africanos esclavizados en Haití se levantaron en armas liderados por alguien de nombre Boukman, y empezaron a luchar por su libertad. Y esos africanos esclavizados que no tenían instrucción militar vencieron a la armada francesa, vencieron a una armada de Inglaterra, vencieron a una armada de España, una tras otra, y en 1804 declararon la República Independiente de Haití.

Y hablamos de lo imposible. Sabes, un grupo de personas sin formación militar que vencieron a tres de las armadas más poderosas en ese entonces, una tras otra, para ganar su libertad. Sucedió. Y si la revolución haitiana es posible, entonces cualquier cosa es posible.  

Sobre cómo el legado del Dr. Martin Luther King, Jr. se ha manipulado

En 1967, Martin Luther King está diciendo que, de muchas formas, “mi sueño” se ha convertido en una pesadilla. En 1967, Martin Luther King está diciendo que el mayor productor de violencia en la faz de la Tierra es [su] propio gobierno, y está denunciando la guerra en Vietnam. En 1967, y ciertamente hasta en 1968, Martin Luther King está organizando una campaña de personas pobres y tratando de unir a la gente pobre de todo grupo racial para tratar de luchar contra los altos niveles de desigualdad económica.  

La desigualdad económica en ese entonces era amplia, pero no se compara para nada con la escala de la desigualdad económica actual. King era en toda forma imaginable lo que hoy en día se consideraría radical o como quieras llamarlo, y para 1967. Pero nos gusta congelarlo como un soñador y no verlo como alguien que realmente estaba tratando de producir cambios reales para la gente común.  

Sobre los estadounidenses blancos opuestos a políticas económicas que los beneficiarían

Lo que sorprende sobre este tema en particular son las maneras como a los estadounidenses blancos de medianos ingresos y blancos de clase trabajadora y blancos con bajos ingresos los han engañado para que crean que realizar ese tipo de cambios económicos radicales harán que ellos pierdan algo.

Que de cierta forma, si instituimos cuidados de salud universales para todos, los cuales permitirían que muchas personas blancas no terminaran en la bancarrota cuando se enferman gravemente… Que de cierta forma si instituyéramos programas con ingresos básicos… Que de cierta forma, si llegáramos a instituir un programa de indemnizaciones [por esclavitud]… Que de cierta forma, si llegáramos a crear realmente un sistema básico de seguridad, especialmente desde el punto de vista socioeconómico, que de cierta forma la gente blanca (y hablo nuevamente de la gente blanca con medianos ingresos) saldría perdiendo cuando, en realidad, en todo aspecto la gran mayoría de las personas blancas saldría ganando.

Y porque pienso especialmente desde el punto de vista económico, los funcionarios electos les han enseñado a los estadounidenses blancos estas mentiras, es decir, “[cuando] las personas negras, marrones e indígenas ganan, las personas blancas pierden”.

Sobre la política y el poder

La última vez que me fijé, la teoría entera de una democracia es el poder compartido, y esa es la ironía, ¿cierto? Sabes, por un lado, hay gente que dice amar a Estados Unidos. Estados Unidos es el mejor país del mundo porque es una grandiosa democracia. Pero luego, por otro lado, respaldan actualmente algunas políticas que despojan a las personas de su habilidad de votar, o respaldan políticas que permite que los superricos compren las elecciones, o respaldan políticas que permiten que las corporaciones ejerzan presión política con todo para lograr lo que ellas quieran.

Hay gente a quienes han engañado para que crean que, “sabes qué, no me meto en la política, sabes, es demasiado hostil. Sabes, es demasiado vil. Es demasiado violenta”. ¿Y qué pasaría si habláramos de la política como otra palabra para referirnos al poder? Y entonces decir, “No me meto en la política” es decir, “No me meto en el poder”. Y decir, “No me meto en el poder” significa: No necesito sentarme a la mesa para determinar las reglas de mi existencia.

Sobre por qué oponerse al racismo significa oponerse al capitalismo

Historiadores del capitalismo, tanto marxistas como conservadores, están de acuerdo con que el capitalismo surgió en el período entre mediados de los años 1400 y mediados de los 1600 en el oeste de Europa. Coincide en que en esa época también surgió el racismo, según mis estudios. Cuando hablamos sobre la acumulación inicial de capital, no podemos separar la acumulación de la trata de esclavos y el colonialismo. Esas son instituciones económicas e imperialistas inherentemente racistas. Y así que cuando observamos la fundación del capitalismo y hasta su crecimiento, en particular durante los primeros 300 a 400 años, estamos observando el colonialismo de la trata de esclavos. Estamos observando la esclavitud, especialmente en Estados Unidos.

Realmente no se puede separar el nivel de riquezas de [las categorías raciales] ni la pobreza de [las categorías raciales]. Entonces estamos hablando de estos factores económicos, lo cual significa que si eres blanco, eres desproporcionadamente rico. Si eres negro o marrón e indígena, eres desproporcionadamente pobre. Y entonces realmente refleja lo que más y más académicos denominan el capitalismo racial: que el racismo y el capitalismo se han intersecado por mucho tiempo. Y que, por lo tanto, de cierta forma son un solo cuerpo.

Realmente no puedes separar el hecho de que la manera como el racismo ha funcionado a lo largo de la historia ha sido mediante el capitalismo. Y entonces es difícil para mí entender cómo uno sobreviviría sin el otro porque uno nunca ha existido sin el otro.  

Sobre el capitalismo racial y la ilusión de la competencia

El genio del capitalismo es tal que, de cierta forma, construimos un campo en el cual aparenta haber competencia, pero realmente no hay competencia. Y lo mismo sucede con el racismo.

Existe esta creencia, digamos, entre la gente blanca de clase trabajadora de que están, entre comillas, compitiendo por trabajos con los inmigrantes recientemente llegados de Honduras o México. Pero en realidad, esos inmigrantes que están llegando a esa comunidad, según estudios, en realidad están aumentando la cantidad de trabajos en general. Y si tú eres, digamos, un hombre blanco en primera fila…al oponerte a la inmigración, realmente te estás oponiendo a tu propia posición económica en esa comunidad.  

Sobre cómo comportarse en sistemas racistas

Si hay algo que he intentado expresar con mi trabajo es la relación entre el individuo y el sistema. Aquellos de nosotros que hemos hablado y estudiado sobre, y luchado contra, el racismo, hemos, durante los últimos 50 años, hablado más y más sobre los sistemas y el cambio de sistemas. A todos los demás los han, en su mayoría, engañado para que crean que lo racial es principalmente individual e interpersonal.

Y entonces lo que sucede es que, aquellos de nosotros que estamos estudiando y reconociendo el cambio de sistemas como el verdadero problema, no hemos podido conectar con la gente en general, para que, como individuos, entiendan el papel que desempeñan en este esfuerzo mayor para cambiar sistemas.  

Por eso toda la construcción teórica de racista y antirracista [es útil]. Que el ser racista significa reafirmar los sistemas del racismo. El ser antirracista significa desafiarlos. Entonces eso permite que [la persona a nivel individual] se pregunte a sí misma, bueno, ¿qué estoy haciendo? ¿Estoy desafiando el sistema o reafirmando el sistema en este momento?

Sobre cómo las personas con frecuencia se resisten a identificarse como racistas

Nos enseñan que racista es una categoría fija. Es una identidad. Es lo que una persona esencialmente es.

Entonces por eso hay personas que dicen: “Eso no está en mis huesos, no está en mi corazón”.  

Desafío esa idea, en particular como alguien que ha estudiado la historia de ideas racistas e ideas antirracistas. Y encuentro que existe la misma persona que tiene o expresa tanto ideas racistas como ideas antirracistas en el mismo libro, en el mismo discurso, en el mismo texto. Y entonces, ¿cómo te refieres a esa persona esencialmente racista o antirracista?

Lo que puedes decir es: “Al principio de su discurso cuando estaba diciendo que las personas negras son flojas, estaba siendo racista. Al final de su discurso, cuando estaba desafiando esa política racista, que a su parecer estaba haciendo flojas a las personas negras, estaba siendo antirracista”. Y entonces nos permite especificar, y creo que nos permite reconocer la complejidad y matiz que las personas tienen.

No solo nos enseñan ideas racistas, nos enseñan a negar que las ideas racistas existen. A las personas no solo les enseñan políticas racistas, les enseñan que esas políticas no son racistas. Digo, eso es lo que está pasando en estos momentos por todo el país. Políticas para reprimir a los votantes, las mismas personas que están impulsando esas políticas están diciendo que no son racistas, que están, entre comillas, relacionadas con la seguridad electoral.

Sobre si los intentos para aprobar políticas racistas para reprimir el voto son más descarados que en el pasado

Alrededor de 1905 fue el final de realmente casi 50 años de marginalización de los votantes negros con políticas que no contenían vocabulario racista, pero que realmente evitaron o detuvieron el voto de las personas negras.

Ya sea una cláusula de precedencia que decía que si tu abuelo era [una persona libre], podías votar. Ya sea una prueba de lectoescritura o un impuesto al sufragio o hasta, literalmente, violencia racial. Esas leyes no incluían ningún tipo de vocabulario racial, y permitieron que sus creadores dijeran que no eran racistas. No pueden abolirse con la 15ª Enmienda. Ya en la década de los 60, como nación llegamos a reconocer que realmente sí, esas políticas, a pesar de no contener vocabulario racista, definitivamente privaban de su derecho a los votantes negros, lo cual quería decir que era racistas.

En los 1970 y 1980, hubo este resurgimiento de la idea de que si una política no contenía vocabulario racial debía ser, entre comillas, racialmente neutral y no racista. Por ejemplo, en 2013, la Suprema Corte básicamente dijo que la nación es posracial. Así que no necesitamos la Ley del Derecho al Voto ni la ley federal de preaprobación, la cual básicamente obligó a los distritos con un historial de represión del voto negro a que el Departamento de Justicia aprobara sus nuevas leyes para votar antes que las pudieran implementar. Eso esencialmente se hizo a un lado.

Y luego vimos esta inundación desde 2013 de estas políticas para reprimir a los votantes, específicamente después, obviamente, de la elección de Biden. Y entonces, aunque no podemos comprobar que están desproporcionadamente privando de su derecho a votar a los votantes negros, marrones, indígenas, la teoría regidora es que no incluyen vocabulario racial. Y por lo tanto deben ser racialmente neutrales.

Sobre por qué las personas se resisten a ver el racismo en acción cuando las desigualdades raciales son obvias

Ahí es donde las ideas racistas se hacen presentes.

Hablamos antes sobre el aumento en la diferencia racial de riquezas. Hay dos razones para explicar por qué las riquezas medias de los estadounidenses blancos son 10 veces mayores a las riquezas medias negras en este país. Una es que es el resultado de políticas y prácticas racistas pasadas y presentes, o es porque las personas negras no saben cómo ahorrar. Las personas negras son financieramente analfabetas. Las personas negras quizás hagan inversiones imprudentes.

Básicamente, o algo está mal con nuestras políticas o algo está mal con las personas negras. Y entonces, si te han enseñado estas ideas que las personas negras, cuando obtienen dinero, lo gastan en zapatos tenis; si te han enseñado estas ideas y luego ves esta desigualdad, vas a decir, “ah, bueno, ¿qué hicieron mal las personas negras?” O si te enseñan ideas de que las personas blancas son genios en economía… Entonces cuando una persona de color intenta obtener un título universitario en economía, piensas: “¿qué estás haciendo aquí?”

Si te han enseñado estas ideas, entonces esa desigualdad te parecerá normal. Y luego parecerá que las personas que están luchando contra eso son el problema, en lugar de la desigualdad en las políticas que ocasionan [esa disparidad].

Sobre cómo luchar contra el racismo interiorizado

Digamos que una persona negra o marrón puede, digamos, destacarse en esta sociedad (por decirlo así). La respuesta para muchas personas es que esa persona es extraordinaria. Sabes, no son como esas personas negras ordinarias e inferiores. Y luego a esa persona le dicen eso, le dicen eso constantemente. A veces, sus padres le dicen eso. Sus amigos le dicen eso. Sus colegas le dicen eso.

Algunas de esas personas reconocen que realmente recibieron ciertas oportunidades que otras personas no recibieron pero que son igual de talentosas. Y otras dicen: “¿Sabes qué? Sí, soy extraordinaria. No soy como esas personas negras ordinarias e inferiores”.  

Y así como hay, digamos, personas blancas que lograron ocupar ciertos puestos como resultado de su blancura. Es difícil para ellas admitir eso y, en lugar de eso, quieren pensar que las personas blancas son superiores y que el racismo no existe.

Y entonces hay personas que dicen: “No, soy increíble, soy excepcional”. Lo cual significa que están reafirmando las ideas de la jerarquía racial.  

Uno de los descubrimientos más importantes que hice en un ensayo escrito por Langston Hughes en 1926. Y en este ensayo, básicamente sostuvo, y estoy traduciéndolo un poco, que el negro es hermoso y feo también.  

Y básicamente lo que Langston Hughes estaba diciendo es que lo que hace a las personas negras iguales a las personas blancas y de otros grupos raciales son sus imperfecciones. Y así que intento recordar que soy humano, soy imperfectamente humano. Y cuando no doy lo mejor de mí, aunque intento hacerlo, también recuerdo que eso es normal, eso es humano, soy imperfecto, lo cual me ayuda a sobrellevar [las cosas].

Sobre cómo sentir orgullo de la excelencia negra

Cuando una persona negra ve a otra persona negra destacarse, hacer algo increíble, como la hermana que acaba de ganar el concurso de deletreo (quien probablemente podría rebasarme con la pelota de básquetbol y encestar) y otras personas negras se regocijan y sienten más orgullo porque es negra. Cuando las personas negras sienten orgullo cuando se destacan otras personas negras, no pienso que eso necesariamente sea un problema. Sin embargo, creo que el problema es este: Cuando las personas negras que ocupan estos lugares de poder o en estos puestos públicos, cuando son imperfectas… ¿sienten como si estuvieran decepcionando a [todo el grupo racial]?

Porque entonces eso significa que si esa persona cree eso, si la comunidad cree eso, entonces eso significa que la personas representa a [todo el grupo racial]. Y la idea de que una sola persona pueda representar a millones de personas es una idea racista. Es decir, así es como la gente lo justifica. Ven a una persona negra que comete un delito, y entonces dicen: “Oh, las personas negras son peligrosas y malvadas”. O ven a una personas negra que es increíble, sabes, que hace algo increíble y, de repente: “Oh, bueno, la gente negra es muy buena haciendo eso”. No, es una sola persona. Y no podemos tener a personas individuales representando a millones de personas.

Sobre cómo enseñarles a los niños sobre el racismo

Ser honestos con nuestros hijos sobre lo que estamos enfrentando o hasta viendo en nuestras vidas con respecto a [los temas raciales], o hasta hablar con ellos sobre los temas raciales y el racismo, en realidad es algo que los protege.

Creo que muchos padres y educadores, entre comillas, quieren proteger a su niño de estas conversaciones porque son tan difíciles o… será incómodo.

Pero igual que una vacuna es protectora, también lo puede ser un poco de dolor para un niño como lo es para un adulto. Y esas son las veces en las que la conversación es dolorosa porque a veces no lo es.

Y la razón es, creo que es importante con adolescentes mayores… es posible que sufran racismo. Hasta quizás tengan una experiencia en la que un policía los considere peligrosos. ¿Van a terminar saliendo de ese encuentro, si los brutalizaron cuando no hicieron nada malo, pensando que algo está mal consigo mismos? ¿O van a terminar pensando que algo está mal con la vigilancia policíaca estadounidense?

Y si no les hemos enseñado [sobre] el racismo que permea la vigilancia policíaca, entonces, ¿qué es lo que realmente pensarán cuando lo vivan? Van a pensar que algo está mal consigo mismos. Y no creo que la gente se da cuenta de eso. Pero cuando les enseñamos sobre el racismo, les estamos enseñando que, no, el problema no eres tú. El problema no es la gente. Sabes, el problema es el racismo.

Le estamos enseñando a ese niño blanco que eres especial cuando trabajas duro, cuando eres amable. Pero no eres especial porque eres blanco. Sabes, le estás enseñando al niño negro que nada está mal contigo mismo por el color de tu piel. Ese tipo de ideas son profundamente protectoras.

Creo que podemos transmitir la verdad al decir que hay gente que piensa que algo está mal contigo. Pero sabe que nada está mal contigo. Hay gente que te va a tratar mal debido al color de tu piel, pero sabe que cuando te estén maltratando, ellos son el problema, no tú. Sabe que habrá veces en las que no te responderán la llamada debido a la manera como tu nombre suena o el color de tu piel. Pero sabe que ellos se perdieron a un excelente candidato.

Y entonces creo que podemos hablar sobre ambas cosas a la vez. Si solo decimos: “Oh, habrá veces en las que no te responderán la llamada debido al color de tu piel”, pero no agregamos: “ellos se perderán un excelente candidato”, eso puede ser traumático. Y entonces tenemos que hablar de las dos cosas, sabes, especialmente cuando hablamos con niños.

Sobre cómo enfocar tu lucha

Todos debemos hacerlo, debemos luchar por lo que está en nuestro vecindario, luchar por lo que ya nos apasiona, luchar por lo que ya forma parte de nuestra especialidad. Y porque a todos nos apasionan tantas cosas diferentes, tenemos tantos vecindarios diferentes, tenemos tantas especialidades diferentes. Si todos estamos luchando ahí, entonces traeremos la lucha, sabes, contra el racismo.

Sobre cómo traer a tu ser completo al espacio en el que estés

Ese es probablemente uno de los desafíos más grandes, ¿verdad? Suena simple, sé tú mismo, pero realmente es un desafío. Entonces, lo que yo animaría a la gente a pensar sobre qué es lo que les permitirá ser más feliz al final.  

A veces habrá cosas que queremos hacer, pero luego tendremos que sacrificar una parte de nosotros mismos. Entonces, a largo plazo, ¿nos hará eso más felices? … Quizás no sea tan lucrativo ni tan prestigioso, pero nos permitirá en cierta medida ser nosotros mismos.

Creo que en lo que se refiere a encontrar esa paz y esa felicidad, a veces tenemos que estar dispuestos a sacrificar para hacerlo.

Sobre cómo relacionarnos con complejidad y compasión

Escribo sobre... la diferencia entre ser antirracista y ser racista. Después de que alguien acabe de decir o hacer algo que fue racista, ser racista es negarlo; ser antirracista es reconocerlo y tratar de repararlo.

Si no estamos creando un ambiente donde las personas pueden admitir las veces en las que fueron racistas, entonces no estamos creando un ambiente en el que las personas pueden ser antirracistas.  

Traducido por Alejandra X. Castañeda

Kristin Jones
Director Adjunto de Comunicaciones
The Colorado Trust