January 13th, 2021
Story

Robert Vazquez quita nieve de los techos en tiendas de campaña de un campamento autorizado que administra Colorado Village Collaborative en Denver el 15 de dic. de 2020.

Fotografías de Marc Piscotty / enviado especial de The Colorado Trust

Por Michael Booth

Tiendas de campaña sobre plataformas en los estacionamientos de las iglesias. La oportunidad de dormir en un espacio seguro al aire libre. Una base de datos, accesible mediante una iPad, con detalles sobre cada persona que está sin hogar actualmente. Un impulso masivo para construir viviendas asequibles. Y muchos más refugios tradicionales, rápido.   

Iniciativas innovadoras y de rápida implementación para abordar el creciente número de personas que están sin hogar se han propagado velozmente en el área metropolitana de Denver, impulsadas por votos públicos alentadores y una renovada sensación de “hagámoslo ya”.  

Junto con estas iniciativas existe un impulso paralelo para evaluar sistemáticamente los resultados de cada proyecto y diseminar mejores prácticas, tanto para ayudar a más personas como para asegurarles a los votantes, las organizaciones no lucrativas y las fundaciones que su dinero está ayudando. Quienes respaldan los proyectos están invirtiendo tiempo y energía para ver qué constituye un éxito en su trabajo, y una cultura académica y profesional para evaluar los servicios a personas sin hogar ha nacido.  

Todavía por determinarse: ¿Qué significa “éxito” en este contexto y quién pregunta? La falta de hogar es una de las señales más visibles de desigualdad en Colorado; sin embargo, también es uno de los problemas sociales más difíciles de abordar.  

Darles la bienvenida a 40 personas para que usen tiendas de campañas cálidas con buena seguridad e higiene en medio de una pandemia podría significar un gran éxito para ese grupo. Y, sin embargo, es probable que sigan creciendo más campamentos no autorizados, inseguros e inhumanos exactamente al mismo tiempo, los cuales solo dejarán a la vista muy poco progreso para que el público en general lo aprecie.

La razón principal por la que actualmente hay personas sin hogar en el área metropolitana de Denver, según dicen los proveedores de servicios sociales, es que por décadas, el aumento de los salarios no se ha mantenido al mismo nivel que la rápida inflación en los precios por comprar una vivienda o pagar el alquiler en Denver.  

“No vamos a resolver el problema masivo de la falta de vivienda en Estados Unidos con la instalación de un par de espacios seguros [para acampar] al aire libre”, dijo Cole Chandler, un líder de Colorado Village Collaborative. Esta colaborativa ayudó a organizar dos campamentos autorizados en lotes privados que abrieron en diciembre en el vecindario de Capitol Hill en Denver.

“Desafortunadamente, la historia que con frecuencia aparece en los reportajes sobre la falta de hogar es que es un problema local, pero no hay nada más lejos de la verdad”, Chandler dijo. “los problemas que observamos se han estado desarrollando por cuatro décadas, en conexión con con los drásticos recortes en el presupuesto federal para la vivienda en los años 80 que nunca se reemplazaron.  

“Alguien termina perdiendo su hogar por múltiples fracasos río arriba. Si creáramos espacios seguros para toda y cada una de las personas [sin hogar] el día de hoy, igual tendríamos personas sin hogar mañana porque el sistema sigue produciendo eso”.  

Denver y Aurora están ambas agregando espacio en refugios tradicionales con cientos de nuevas camas en instalaciones renovadas. Pero quizás no aumente la capacidad en general en comparación con el año pasado, ya que los requisitos del distanciamiento social debido a la pandemia han resultado en que los refugios antiguos estén ayudando a menos personas.

Mientras tanto, algunos de los proveedores clave de servicios sociales y evaluadores en Denver están prestando mucha atención a las iniciativas más recientes para combatir la falta de hogar y a cómo el público sabrá si están funcionando.  

Campamentos con tiendas de campaña: Dos campamentos y espacios seguros autorizados por la ciudad se abrieron en diciembre en estacionamientos donados temporalmente por iglesias en Capitol Hill, con modificaciones de zonificación proporcionadas por la ciudad para su operación planeada de seis meses. Los puntos clave que ayudaron a que los dos campamentos (uno para cerca de 30 personas, el otro para 40) se aprobaran incluyeron proporcionar condiciones más higiénicas y distanciamiento social durante la pandemia, además de mejorar los campamentos más grandes no autorizados en la zona.

Colorado Village Collaborative, la cual anteriormente había abierto Beloved Community Village, una comunidad de casas diminutas para personas sin hogar en el norte de Denver, está administrando uno de los campamentos. Chandler dijo que se podrán evaluar los resultados positivos, y se les dará seguimiento. El departamento de salud sabrá si los residentes en las tiendas de campaña evitan contagiarse del virus y reciben vacunas; los residentes estarán conectados a servicios para encontrar empleo y de salud mental, si los necesitan, y algunos se mudarán a una vivienda asequible permanente. A los vecinos, la policía y los proveedores de servicios de emergencia también les preguntarán lo que cambió según su perspectiva.

“Esperamos que lo que estamos haciendo sea mejor que el statu quo en el vecindario”, Chandler dijo.

homelessness_coloradovillagecollabcamp_story2.jpg

Colorado Village Collaborative está dependiendo de estacionamientos donados por iglesias para sus campamentos.

Estacionamientos seguros: Muchas iglesias en Denver y los suburbios han notado anecdóticamente un aumento en la cantidad de personas que viven en sus automóviles y buscan un lugar seguro para estacionarse y dormir por la noche. La Iniciativa de Estacionamientos Seguros en Colorado (Colorado Safe Parking Initiative, en inglés) es un esfuerzo lanzado por dos residentes de Denver y apoyado por la Universidad de Denver y el Instituto Barton para la Acción Comunitaria. La iniciativa está trabajando con comunidades e iglesias locales para identificar lotes en donde se puedan estacionar menos de 10 automóviles durante la noche y permitir que sus dueños duerman con relativa seguridad y se vayan al día siguiente.

Representantes de esta iniciativa le dijeron a la publicación Westword que ya tienen lotes autorizados en Broomfield, Longmont y Arvada, con planes de un lugar en Golden y negociaciones en curso adentro de Denver. En Longmont, una iglesia abre un salón comunitario para que los dueños de los automóviles obtengan comida, se duchen y usen computadoras para encontrar trabajo y servicios.

El Departamento de Estabilidad en la Vivienda (Department of Housing Stability, en inglés) es el relativamente nuevo “zar” dedicado a abordar la falta de hogar y vivienda asequible en Denver. El departamento dice que los estacionamientos nocturnos se permitirán como parte de la respuesta a la pandemia, pero no se sabe todavía cómo se incluirán en planes a largo plazo. Britta Fisher, directora ejecutiva de vivienda, dijo que estacionamientos similares en iglesias e instituciones se incluyeron en la convocatoria de propuestas de la ciudad para nuevas iniciativas de refugios y viviendas. “Estamos acercándonos a las decisiones y los anuncios”, Fisher dijo a finales de diciembre.

Los estacionamientos seguros se evaluarán, dijo Daniel Brisson, director ejecutivo del Centro para el Estudio de la Vivienda y la Falta de Hogar (Center for Housing and Homelessness Research, en inglés) en la Facultad de Posgrado de Trabajo Social en la Universidad de Denver. El centro y sus estudiantes de posgrado se encargaron de examinar los estacionamientos seguros cuando la universidad financió algunos proyectos de servicio comunitario, Brisson dijo. Entender lo que el “éxito” significa en los estacionamientos seguros es el primer desafío: “Estamos ahora hablando sobre los indicadores que más nos interesan”, señaló.

Impuestos para respaldar refugios y viviendas: En noviembre, los votantes de Denver aprobaron fácilmente un nuevo aumento al impuesto sobre la venta, la medida 2B, que recaudará cerca de $40 millones al año para financiar la innovación y expansión de soluciones de vivienda comprobadas. Quienes apoyan estos esfuerzos quieren que los proyectos financiados incluyan una combinación de refugios diurnos y nocturnos, que se apresure la construcción de viviendas asequibles, se ofrezcan servicios integrados, gestión de casos y nuevas ideas como las casas miniatura.

“Sabemos lo que funciona”, Fisher dijo. “Denver ha sido líder en la vivienda de apoyo. Vivienda más servicios funciona”.  

Fisher mencionó el éxito evaluado independientemente del bono de impacto social de Denver. A través de este bono, inversionistas financian nuevas iniciativas de vivienda de apoyo y reciben ganancias de los ahorros por servicios sociales cuando las personas previamente sin hogar interactúan menos con los servicios médicos de emergencia, de detoxificación y del sistema de justicia penal.

Fisher reconoció el desafío de convencer al público de que las soluciones a la falta de vivienda valen la pena aunque los campamentos y otras señales visibles de pobreza sigan creciendo en Denver. “Evaluamos el éxito con las cosas que podemos ver. Es mucho más fácil ver a personas sin una vivienda”, dijo.  

A nivel nacional, las razones principales de la falta de hogar son evidentes: Los costos de la vivienda aumentan más rápido que los salarios. Estudios han demostrado que los costos de la vivienda han aumento en un 40 por ciento desde 2001, mientras que la tasa de crecimiento de los ingresos prácticamente sigue siendo la misma. El crecimiento de la población en Denver y la falta de construcción amplifican la diferencia.

Cuando la gente habla sobre refugios y viviendas asequibles, Fisher dijo, preguntan: ¿Funcionan? “Absolutamente funcionan para quienes logran tener acceso a ellos”, señaló, “pero necesitamos más para que tengan acceso a ellos”.  

La ley 2B integra evaluaciones y maneras de rendir cuentas ante el público, Fisher agregó. En estos momentos, el público puede examinar la primera ronda del plan de acción en el sitio web de la ciudad.

Sistema de Administración de Información sobre la Falta de Hogar (HMIS, por sus siglas en inglés): Los gobiernos, las agencias sociales y las organizaciones no lucrativas en el área metropolitana involucrados en servicios para personas sin hogar están tratando de proporcionar servicios continuos y monitorear las necesidades al catalogar los datos personales de cada persona que obtiene servicios. Las comunidades que reciben fondos federales están obligadas a implementar un sistema coordinado de información.  

Un objetivo del sistema es proporcionar un “ingreso coordinado” de datos que les permita a los refugios, por ejemplo, compartir información sobre espacios disponibles y sugerir el mejor lugar para alguien que se esté registrando. El sistema también puede monitorear necesidades de salud mental o servicios para tratar el abuso de sustancias, oportunidades de empleo o capacitación, y más. Las agencias pueden examinar la suma de los datos y ver dónde se necesitan más camas, en qué época del año, o por qué algunas personas dejan una vivienda permanente y vuelven a quedarse sin hogar.

En teoría, Brisson dijo, los investigadores académicos también podrían usar estos datos, después de eliminarse los identificadores individuales, para evaluar éxitos y fracasos en los servicios. Pero no todos los proveedores en el área metropolitana están invirtiendo en el sistema, agregó, y si no se agrega el uso de servicios en un área esto puede erosionar la coordinación.  

“Como investigador, puedo decir clara y abiertamente que debemos tener cuidado con las cifras sobre la falta de hogar que usamos; son notoriamente difíciles de obtener y poco confiables”, Brisson dijo.

Esfuerzos enfocados en la vivienda asequible: Promotores de la vivienda se han quejado por años que la burocracia, las batallas de zonificación y la oposición de quienes dicen “no en mi vecindario” mantienen la construcción de viviendas asequibles muy por debajo de la demanda real. Los gobiernos locales han aumentado la cantidad de unidades de vivienda asequible necesarias para aprobar nuevos proyectos de construcción, y los créditos fiscales y el dinero recaudado con bonos se han acumulado, pero el crecimiento sigue siendo mínimo.

Destruir el bloqueo es prioridad principal para Fisher y su departamento. Ahora Denver cuenta con por lo menos 13 proyectos de vivienda asequible “en trámite”, según un resumen en el diario digital The Colorado Sun; la construcción de muchos de ellos apenas se inició en el otoño. Más de la unidades nuevas estarán disponibles para familias en lugar de inquilinos individuales, y el precio de muchas de ellas estará a un nivel “profundamente asequible” con mayores subsidios.

La organización Colorado Coalition for the Homeless está combinando dos innovaciones en un complejo residencial recientemente anunciado junto al concurrido Stout Street Health Center. Con la ayuda de un nuevo subsidio estatal de $3.1 millones, la coalición construirá un edificio de nueve pisos valuado en $35 millones donde combinará unidades tradicionales de vivienda asequible con unidades de rehabilitación médica para facilitar la transición de un hospital a una vivienda permanente entre las personas sin hogar. Las emergencias médicas con frecuencia son un factor clave en la inestabilidad que perpetúa la falta de hogar, promotores comunitarios han descubierto.

Sin embargo, mientras Denver trata de construir más y más rápido, otras fuerzas del mercado pueden socavar el proceso, Fisher señaló. Cada vez que una vivienda antigua se derriba o remodela para instalar una vivienda más costosa, Denver pierde “vivienda asequible que ocurre naturalmente”.”

El otro lado de la moneda de la asequibilidad, Fisher dijo, son los ingresos. Los salarios más altos hacen que más unidades estén al alcance de quien busca vivienda. Que Denver esté aumentando el salario mínimo más allá del mínimo estatal es parte de esa solución, dijo.

Iniciativas de alcance en campamentos grandes: Los campamentos espontáneos no autorizados no desaparecerán rápidamente aunque muchas de las iniciativas resulten exitosas, según dicen los promotores comunitarios. Los votantes de Denver también rechazaron que se dejara de imponer la controversial “prohibición de acampar”, la cual permite que la ciudad “limpie” campamentos ilegales y entregue citaciones a las personas sin hogar por haber pasado la noche en espacios públicos.  

Ahora Denver ha contratado a Colorado Coalition for the Homeless para crear un equipo especial de alcance que se comunique con y ofrezca servicios a personas que viven en campamentos con más de seis tiendas de campaña o estructuras temporales. Representantes de las organizaciones Urban Peak y St. Francis Center completan el equipo.

La emergencia más inmediata es proteger a los residentes en tiendas de campaña situadas una junto a la otra para que no propaguen el coronavirus entre ellos y a otras personas. El equipo de alcance pueden conectarlos con cupones federales para obtener una habitación de hotel. La evaluación de este proceso es relativamente fácil, Fisher dijo: “Hemos tenido tasas más bajas de [pruebas positivas] y mortalidad que en otras ciudades con las que hablamos”. 

En la siguiente fase de contactos, Fisher dijo, el equipo de alcance puede “encontrar a esas personas en sus habitaciones de hotel y conectarlas con viviendas a largo plazo. Y esa es la mejor evaluación”.

Historias relacionadas:

Michael Booth
Denver, Colorado