2019-07-09
Story

Brittany Hanes afuera de su apartamento en Westminster, Colorado.

Fotografía de Joe Mahoney / enviado especial de The Colorado Trust

Por Jenny McCoy

Durante años, Brittany Hanes, una madre soltera de 34 años con un hijo que vive en el Condado de Adams, ha tenido ingresos tanto demasiado bajos como demasiado altos.

Cuando su hijo Jayden, ahora con 10 años, era más pequeño, Hanes dijo que sus ingresos eran alrededor de $200 mensuales más de lo que necesitaba ganar para participar en el Programa de Asistencia de Cuidados Infantiles (CCAP, por sus siglas en inglés). Cuando Jayden tenía como cuatro años, Hanes presentó su solicitud para participar en el Programa Suplementario de Asistencia Nutricional (SNAP, por sus siglas en inglés, antes conocido como los cupones para alimentos) e, igual antes, ganaba demasiado (cerca de $100 mensuales más) para reunir requisitos.

“Siempre he tenido la suerte de ganar más del límite federal de la pobreza, pero al mismo tiempo, nunca he llegado a ser autosuficiente”, dijo Hanes, quien nació en Colorado y actualmente gana $34,000 al año como supervisora de calidad de datos en Denver. Ese salario es suficiente para pagar el alquiler del apartamento de dos recamaras que ella y Jayden comparten en Westminster, gracias a una organización local no lucrativa que ofrece vivienda a bajo costo. Su salario también paga por un seguro médico básico, la comida y los costos de transporte. Pero no es suficiente para pagar por cuidados infantiles, razón por la cual el padre de Hanes ayuda a cuidar de Jayden, o para acumular ahorros considerables que ayudarían a la familia en caso de alguna emergencia.

De hecho, Hanes gana $12,000 al año menos de lo que necesita para cubrir las necesidades básicas de su familia. Eso es según nuevos datos incluidos en el Estándar de autosuficiencia para Colorado 2018, el cual calcula cuánto necesitan ganar diversas familias trabajadoras para cubrir sus necesidades básicas en los 64 condados de Colorado sin depender de asistencia pública o privada.  

Esta última versión del análisis, producida por el Centro para el Bienestar de la Mujer en la Universidad de Washington para el Centro de Colorado sobre Leyes y Políticas (CCLP, por sus siglas en inglés), y financiado en parte por The Colorado Trust, toma en cuenta los costos estándares de la vivienda, los cuidados infantiles, la comida, la atención médica, el transporte y otros factores, al igual que el costo de los impuestos y el impacto de los créditos fiscales. Con el mapa interactivo disponible en inglés, las personas en Colorado pueden seleccionar su condado e ingresar el tipo de familia que tienen (cantidad de adultos y cantidad de niños y sus edades) para ver exactamente cuánto necesitan ganar para considerarse autosuficientes.  

Los datos sobre autosuficiencia se han calculado para Colorado cada tres o cuatro años desde 2001. Uno de los resultados que aparece constantemente en esos datos es que muchos ingresos que eclipsan el límite federal de la pobreza son “sin embargo, mucho más bajos de los necesarios para cubrir las necesidades básicas de las familias”, según el informe. Y el número de personas en Colorado que, como Hanes, enfrentan desafíos pues forman parte del “entremedio” está aumentando a un ritmo veloz.

Según el informe de 2018, el 27 por ciento de las personas en Colorado (430,150 hogares) figura por debajo del estándar de autosuficiencia, un aumento del siete por ciento desde 2001. En los últimos 17 años, el estándar de autosuficiencia para una familia de tres integrantes con un adulto, un niño en edad preescolar y un niño en edad escolar aumentó en promedio un 78 por ciento a lo largo del estado, de $36,797 en 2001 a $59,694 en 2018. Si comparamos eso con el salario medio, el cual ha aumentado solo un 43 por ciento durante el mismo periodo (de $25,854 a $37,008), es fácil entender por qué tantos residentes en el estado enfrentan dificultades para mantenerse.  

“Cuando examinamos la pobreza como una dimensión del bienestar, realmente no refleja las experiencias que vive la gente en Colorado”, dijo Claire Levy, exdirectora ejecutiva de CCLP, quien dejó la organización a finales de mayo. En la actualidad, el 10.3 por ciento de las personas en Colorado satisfacen la definición federal de la pobreza. Esto hace que casi un 17 por ciento de residentes figuren por encima del límite federal de la pobreza pero por debajo de un salario necesario para mantenerse completamente a sí mismos.

Hay varias razones por las cuales el límite federal de la pobreza, desarrollado en los años 1960, ahora es una dimensión anticuada:

  • Es un estándar generalizado que se implementa a lo largo del país sin reconocer las áreas de mayor y menor costo, Levy dijo.
  • Aunque toma en cuenta el tamaño de una familia, no toma en cuenta las edades de sus integrantes, lo que influye significativamente en los gastos del hogar. Mantener a un bebé, por ejemplo, cuesta mucho más que mantener a un adolescente.  
  • Se basa únicamente en el costo de la comida y asume que la comida constituye un tercio del presupuesto total de una familia. Esto deja los otros dos tercios para todo lo demás. En realidad, la comida ahora representa una porción mucho menor de los gastos totales de una familia.  

“El criterio de la pobreza es una herramienta muy imprecisa, muy terminante”, Levy dijo. Aunque figures por encima de ese criterio “no indica para nada que puedes mantenerte a ti misma”.

¿Qué se necesita exactamente para ser autosuficiente? Eso varía mucho en todo el estado, según el informe. Una familia con un adulto y un niño en edad preescolar en el Condado de Pitkin, el condado más costoso en el estado, necesita ganar $71,274 al año para cumplir con el estándar, más de cuatro veces por encima del límite federal de la pobreza para una familia de dos personas ($16,460). En el Condado de Baca, uno de los menos costosos en el estado, la misma familia solo necesitaría $29,674 al año, mucho menos que en Pitkin, aunque igual casi dos veces por encima del límite de la pobreza. Por lo general, los condados más economicos están en las zonas sur y este del estado; los más costosos son aquellos que rodean las áreas metropolitanas, como los condados de Boulder y Douglas, al igual que las áreas de esquí, como en los condados de Pitkin, Routt y Summit.

Pero vivir en un área más económica en el estado, lo cual usualmente significa en un área rural, no equivale a tener una mejor vida. “De hecho, lo que aprendimos es que [los condados rurales] son los condados en los que la mayor parte de la población vive por debajo” del estándar de autosuficiencia, Levy dijo. Los datos incluidos en un análisis demográfico suplementario en inglés de CCLP, Overlooked & Undercounted 2018 (“Ignorados y descontados 2018”) mostró que los condados rurales en el sur de Colorado tienen las tasas más altas de ingresos inadecuados (es decir, que figuran por debajo del estándar de autosuficiencia), entre el 35 y 41 por ciento, en comparación con las tasas del 14 al 24 por ciento en los condados al sur y al oeste de Denver.  

Otro hecho revelador de Overlooked & Undercounted: las comunidades de color en Colorado sufren desproporcionadamente de ingresos inadecuados, con los hogares latinos reportando la tasa más alta de ingresos inadecuados (47 por ciento), seguidos por los hogares afroamericanos (46 por ciento). En comparación, la tasa de los hogares blancos es del 21 por ciento.

“Si alguien cree que hemos dejado atrás el racismo constante, creo que solo necesita ver los datos; cuentan una historia diferente”, Levy dijo.  

Al comparar el estándar de autosuficiencia de Colorado con otros estados en el país, “somos un estado bastante costoso”, Levy dijo. Usemos como ejemplo a una familia con un adulto, un niño en edad preescolar y uno niño en edad escolar. En Denver, ese hogar necesitaría ganar $31.12 por hora para cumplir con el estándar de autosuficiencia, en comparación con solo $22.06 en Nashville, $26.85 en Austin y $29.35 en Charlotte.

Aunque Hanes ha logrado avanzar mucho este último año para alcanzar la autosuficiencia, no piensa que la ha alcanzado todavía. En la primavera, ella y Jayden dejaron la habitación estrecha que compartían en casa de sus padres; Hanes obtuvo un ascenso en el trabajo en enero; y, recibió asesoría financiera en una organización local no lucrativa.   

“Si mañana pierdo mi trabajo, eso arruinaría muchas cosas”, dijo. “Aunque tengo un poco más de un mes de gastos ahorrados, eso es solo para un mes”.

Su reacción inicial cuando escuchó cuál es el estándar de autosuficiencia para su familia ($45,959) fue reírse. “Digo, $46,000 al año cambiaría totalmente mi vida”, Hanes dijo.  

“Una de las cosas principales sería pensar sobre nuestros ahorros, cuentas de ahorros para la universidad, citas con médicos, citas para la salud mental”, agregó, junto con un automóvil “que no se descomponga” y un apartamento con servicios más normales, como un lavarropas en el edificio.

Para ayudar a las familias como la de Hanes a subir la escalera de la autosuficiencia, los datos de 2018 incluyen otro informe suplementario en inglés: On the Road: Exploring Economic Security Pathways In Colorado (“En camino: explorando vías de seguridad económica en Colorado”). Este informe establece el camino a seguir para que aquellos con ingresos inadecuados alcancen la seguridad económica, incluso a través de los estudios universitarios.

Sin embargo, no depende solo de las familias con retos mejorar sus condiciones. Levy espera que el informe resulte en más inversiones en viviendas asequibles y ayuda para cubrir el costo de los cuidados infantiles (uno de los gastos más importantes para el hogar), y despierte consciencia y, por último, resulte en medidas específicas para cerrar las brechas de ingresos entre diferentes grupos raciales y étnicos.  

El análisis también reafirma la realidad de que si las familias están luchando para pagar el alquiler y cubrir sus necesidades básicas, “no es porque no trabajen”, Levy dijo. “Es porque los trabajos en Colorado no están pagando lo suficiente para cubrir el alto costo de vida”.  

Jenny McCoy
Periodista
Boulder, Colorado