2019-06-20
Story

Fotografía por Rachel Mondragon

Por Kristin Jones

A veces la ciencia tarda bastante en ponerse al día con los elementos básicos de la experiencia humana.

Cualquier persona que ha sido niño sabe lo importante que es pertenecer. Que te acepten y entiendan no es de menor importancia conforme vamos creciendo. Muchas de las luchas a favor de los derechos civiles del último siglo, incluidas las que están sucediendo ahora, en su mayoría han sido sobre la pregunta de quién pertenece en Estados Unidos.  

“‘Pertenencia’ es una palabra con un lugar central en el trabajo al que me he dedicado por casi 20 años”, dijo Andrea Cristina Mercado, una organizadora comunitaria que ha trabajado junto a inmigrantes y trabajadores domésticos. “Pero realmente no tenía idea de que fuera tan central para la salud pública”.

Una gran cantidad de estudios publicados en la última década conectan al sentido de pertenencia con una mejor salud y mejores resultados académicos.

Para Mercado, la ponente más reciente en una serie de presentaciones patrocinadas por The Trust en Colorado que buscan sacar a relucir los problemas relacionados con la equidad en salud, la importancia de pertenecer se manifiesta más claramente en las historias de las personas que ha conocido a través de su trabajo.

Está Norma, por ejemplo, una mujer que Mercado conoció en reuniones organizadas por Mujeres Unidas y Activas, un grupo en San Francisco, California, que se dedica a promover los derechos del inmigrante. A Norma la arrestaron después de llamar a la policía para reportar un caso de violencia doméstica. No hablaba mucho inglés, y cuando la policía llegó, creyeron la explicación de su esposo de que era una pelea mutua. La policía los arrestó a ambos. A Norma, quien era indocumentada, la entregaron a las autoridades migratorias, quienes iniciaron el proceso para deportarla.

“Sabíamos que si a Norma la deportaban, no solo la separarían de su hijo Brian indefinidamente, sino que también [su caso] mandaría un mensaje escalofriante para las mujeres en situaciones de violencia doméstica y sobrevivientes de crímenes”, Mercado dijo. “Que si alguien en su hogar era indocumentado, lo mejor sería que no llamaran a la policía”.  

Cuando a Norma la liberaron con un monitor en el tobillo, se convirtió en portavoz a favor del cambio político, Mercado dijo. Su trabajo fue fundamental para que se aprobara una ley en California que limitó la colaboración entre la policía y las autoridades de inmigración:

Hay mujeres como Norma en todo este país que están atrapadas en procesos de deportación, con miedo de llamar a la policía. Porque desde la Casa Blanca hasta abajo están difamando estas políticas, distorsionando la palabra ‘santuario’ para convertirla en una mala palabra. La habilidad de una comunidad de llamar a la policía, de ir a buscar a sus hijos a la escuela sin temor, de ir a trabajar y ganarse la vida honestamente, debería ser algo sagrado.

Mercado dijo que el debate que estamos teniendo sobre la inmigración no es en realidad sobre políticas. No estamos debatiendo cuántos años debería tardar el proceso, la mejor manera de ofrecer servicios, el estilo de educación ni los tipos de vivienda.

“No; estamos debatiendo quién pertenece en este país”, Mercado dijo. “Fundamentalmente, ¿para quién es este país? Y esa es una pregunta tan antigua como el poema de Langston Hughes que dice: ‘América nunca fue América para mí’”.

Estados Unidos, ¿es una nación blanca y cristiana? ¿O es un país en donde todos pertenecemos?

“Depende de nosotros encontrar maneras de tener conversaciones que superen las diferencias y centren nuestra humanidad”, Mercado dijo. “Los inmigrantes y los nacidos aquí, los negros y los blancos, quienes viven en áreas rurales y quienes viven en zonas urbanas, personas gay o heterosexuales. … Cuando unimos a las personas a través de las diferencias, creamos una nueva mayoría de inclusión y entendimiento. Y quizás no podamos hacer que todos se unan, pero para aquellos de nosotros que creemos en la promesa de la democracia, en la visión de la libertad y la justicia para todos: este es nuestro objetivo compartido”.

Vale la pena ver la presentación completa de Mercado. El video está disponible solo en inglés, pero hay un podcast con el sonido en español.

Kristin Jones
Director Adjunto de Comunicaciones
The Colorado Trust