2020-04-21
Historia

Merry Hummell aparece parada frente al centro clausurado de atención móvil de Every Child Pediatrics. Hummell es directora de la organización pediátrica en el norte de Colorado y de clínicas escolares en el área. (17 de abril de 2020)

Fotografía de Joe Mahoney / enviado especial para The Colorado Trust

Por Michael Booth

La familia Arnold acababa de superar exitosamente problemas de ansiedad que estaban afectando la felicidad de sus dos hijos, de 10 y 7 años, y estaba “desligándose” de sus queridas psicólogas escolares, cuando COVID-19 apareció.

Para una niña de 7 años intentando adaptarse nerviosamente a una rutina como consuelo, las palabras repentinas de que la escuela no abrirá por el resto del año debido a un peligroso virus es uno de los golpes más fuertes que se pueda imaginar.

“Uno de los mayores factores desencadenantes para mi hija es el cambio”, dijo la mamá Tanya Arnold, “así que inmediatamente las cosas empezaron a empeorar”.

El señor y la señora Arnold, quienes viven en Lakewood y eligieron enviar a sus hijos a las Escuelas Públicas de Denver, llamaron rápidamente a la escuela. Las voces familiares del personal que trabaja en las clínicas escolares, administradas por Denver Health en dos sitios que ahora ofrecen servicios afuera o de telesalud, fijaron un horario regular para las sesiones de terapia de los dos niños Arnold con la mujer que los había apoyado durante sus importantes avances. Ahora, mientras su mundo se cierra, los niños cuentan los minutos para hablar con ella y se pasan el teléfono cuando su parte de la sesión termina.  

“El hecho de que esto esté disponible para los estudiantes es realmente maravilloso”, Tanya Arnold dijo.

La crisis del coronavirus demostró la habilidad de muchos distritos escolares grandes de modificar inmediatamente sus tácticas para reemplazar servicios de salud vitales con telemedicina. Esto refleja el progreso por necesidad que similarmente han implementado sistemas privados de salud como UCHealth y Kaiser Permanente Colorado. Y en regiones menos pobladas de Colorado, clínicas escolares clausuradas están enviando a sus estudiantes a clínicas comunitarias como alternativa a sus servicios. En pocos casos, las clínicas escolares con entradas externas u otras configuraciones especiales permanecen abiertas, aunque a los niños no se les permita estudiar en la escuela hasta nuevo aviso.

¿Por qué la urgencia de mantener el acceso a los servicios escolares de salud? Porque el sistema de 52 centros escolares de salud en Colorado se ha convertido en un elemento crucial de la salud de la población en general y ofreció más de 100,000 citas el año escolar pasado, la gran mayoría a través de Medicaid, CHP+ o a familias sin seguro médico. Solo las clínicas escolares en Denver ayudaron a más de 4,000 estudiantes para que se suscribieran por primera a planes de cobertura el año pasado, según representantes de las clínicas. Este trabajo continúa a pesar de las órdenes para quedarse en casa.

“Atendemos a entre 12,000 y 13,000 niños. Supimos de inmediato que tendríamos que encontrar alguna manera de continuar atendiéndolos. Nunca lo dudamos”, dijo Jennifer Koch, directora de los servicios integrados para la salud del comportamiento de Denver Health en clínicas escolares.

“Son lugares tan buenos para que los niños reciban [servicios integrados]”, dijo Deidre Johnson, directora ejecutiva del Centro para la Salud Afroamericana (Center for African American Health, en inglés), ubicado en Denver. (Johnson trabajó anteriormente en The Colorado Trust.) Johnson dijo que conoce a muchos estudiantes que van a su clínica escolar por enfermedades físicas, pero luego hacen una cita de salud mental porque sienten que es un lugar privado y seguro.  

“Realmente son un parte importante de nuestro sistema para aumentar el acceso a los cuidados”, Johnson dijo. “Ya cuentan con un cierto nivel de confianza, así que me alegra que puedan continuar esa conexión” a pesar de la pandemia de COVID-19.

Así como ampliaron los servicios de alimentos y distribución de computadoras y conectividad a internet para el aprendizaje a distancia, los distritos escolares en Colorado tuvieron que comprimir años de adaptación en servicios escolares de salud en tan solo unas semanas. Esto sucedió a raíz de los cierres y las pautas para el distanciamiento físico, dijo Aubrey Hill, directora ejecutiva de la Asociación de Colorado para los Cuidados Escolares de Salud (Colorado Association for School-Based Health Care, en inglés).

Los distritos escolares sin suficiente equipo para realizar citas de telemedicina han usado tácticas como dividir el horario de atención en sus clínicas para ver a estudiantes físicamente sanos por la mañana (para renovar recetas de medicamentos u ofrecer asesoría para la salud mental) y a niños con síntomas físicos por las tardes, Hill dijo. Algunos hasta instituyeron un sistema de diagnóstico en el estacionamiento y les piden a las familias que esperen en su automóvil a donde alguien va para realizar la visita.

Algunas clínicas están usando la urgencia de la pandemia para modernizarse más rápidamente. “La mayoría de ellas no ofrecían servicios de telemedicina”, Hill dijo. “Esto las ha obligado [a empezar a hacerlo]; ha sido realmente bueno mejorar y continuar los servicios de salud para los niños y sus familias”.

En Fort Collins, Merry Hummell, quien dirige varios programas en dos escuelas del área y coordina las clínicas escolares en el norte de Colorado para la organización Every Child Pediatrics, habló sobre la continuidad de los servicios para la salud mental como un objetivo clave durante la pandemia. Mencionó a un paciente a quien nombró Marc (no usó su nombre verdadero, para proteger su privacidad).  

Marc, de 19 años, sufrió un pasado de violencia en su familia, pobreza, abuso de sustancias y una grave depresión. Su comportamiento había presentado un desafío para sus maestros y Marc también había sufrido discriminación en el sistema de atención médica durante la transición a su identidad masculina. Se transfirió a una high school alternativa para intentar graduarse y ahí visitó la clínica escolar administrada por Every Child Pediatrics.

Marc encontró el lugar correcto. La clínica escolar ofrecía citas en persona para sus problemas físicos y de salud mental, resolvía los problemas con el seguro y hasta usaba los pronombres de género correctos, toda y cada una de las veces, Hummell dijo.

Cuando COVID-19 llegó a Colorado y causó el cierre de los distritos escolares, la atención que Marc recibía en una de las clínicas escolares pudo haber sido una víctima más. Sin embargo, Marc ha logrado continuar sus citas por teléfono con la misma psicología de la clínica escolar y también puede resolver dudas sobre su salud física.

“[Para] las personas que son diferentes de alguna manera, tamaño o forma, cuando establecen una conexión con alguien que se interesa en ellos individualmente y conoce sus desafíos, la continuidad de seguir trabajando con esa persona marca una enorme diferencia”, Hummell dijo. “Que una persona te acepte como el ser humano que eres puede transformar tu vida”.  

Every Child Pediatrics tuvo que cerrar su centro escolar de salud en la high school de Fort Collins cuando el distrito cerró. El personal del centro está localizando la dirección de correo electrónico de todos los estudiantes para enviarles un mensaje directo y decirles que todavía tienen acceso a servicios por teléfono; además agregan un mensaje a todos los padres si les dan permiso.  

“Muchos de los [estudiantes] que atendemos vienen a la escuela porque la escuela es su lugar seguro, aquí comen, tienen una persona atenta que los trata con respeto y dignidad”, Hummell dijo.  

La clínica también estaba operando un centro móvil de salud afuera de la Escuela Lincoln de Educación Media, en la zona norte de Fort Collins, que la organización caritativa Ronald McDonald House Charities había donado. Ese centro también tuvo que cerrarse, aunque ahora Hummell está trabajando duro para obtener la autorización y reabrirlo en las próximas semanas.

El centro móvil de salud incluye a una asistente médica que se encarga de iniciar el proceso de admisión de los estudiantes y los conecta a distancia con proveedores médicos de Every Child Pediatrics por video en el remolque. La asistente toma los signos vitales y puede operar un estetoscopio u otoscopio a distancia que, según dicen los proveedores, les permite examinar aún mejor que las herramientas que usan en persona, Hummell dijo.

Hummell concuerda con líderes de otros sistemas de salud en Colorado que dicen que el cambio a la telemedicina no desaparecerá cuando las restricciones de COVID-19 se eliminen. (Pero, quizás las clínicas escolares dejen de recibir ciertos fondos; quienes promueven la salud infantil se están preparando para responder a propuestas para recortar fondos debido a las grandes reducciones presupuestarias que se anticipan.) Tener una clínica en la escuela para estudiantes ocupados y padres ocupados es un paso hacia la conveniencia, dijo, y la telemedicina es otro paso más.

“Establecimos sistemas accesibles tan pronto pudimos, para ofrecer atención de salud de la mejor manera posible”, Hummell dijo.

Por ejemplo, el personal de Denver Health que trabaja en clínicas escolares está ocupado tratando de comunicarse con los estudiantes asmáticos que tiene registrados para renovar la receta médica de sus inhaladores, además de hacer llamadas relacionadas con la salud del comportamiento. Sin embargo, no quieren que los padres piensen que no están aceptando a nuevos estudiantes o problemas médicos.

“Seguimos aceptando a clientes nuevos, pero [la cantidad] ha disminuido”, Koch de Denver Health dijo. “Queremos que la gente sepa que seguimos estando disponibles”.

Michael Booth
Escritor
Denver, Colorado