2010-03-24
Historia

Por Sabine Kortals

El niño de nueve años nunca había visto a un dentista. La niña de tres años tenía un retraso del habla que podría revertirse con servicios de intervención temprana. El niño de siete años necesitaba servicios de consejería a largo plazo después de haber encontrado a su madre, adicta a las drogas, muerta.

Hace solo tres años, estos niños no tenían donde ir.

En la comunidad ganadera remota de Craig, la clínica principal solía estar abierta solo dos veces al mes. Como una extensión del hospital local, la clínica estaba pasando por momentos duros y raramente ofrecía servicios a niños.

“No podíamos ni atender a niños enfermos. Teníamos que decirles a los padres que fueran a la sala de emergencias o a algún otro lugar”, dijo Diane Miller, directora de servicios clínicos y de calidad para Northwest Colorado Health (NCH, por sus siglas en inglés).

Northwest Colorado Health tomó su lugar y emprendió un esfuerzo masivo exitoso para ser designado como un Centro de Salud Calificado a nivel Federal en el año 2008.

Uno por uno, proveedores nuevos se fueron uniendo a la clínica. Primero, había el número suficiente para ver pacientes dos veces por semana. Ahora, el Northwest Colorado Community Health Center cuenta con un equipo de expertos médicos y de salud del comportamiento disponibles de tiempo completo y ofreciendo servicios cinco días a la semana, incluyendo horas extras los lunes por la noche. Se da la bienvenida a cualquier integrante de la comunidad y los proveedores finalmente pueden alentar a las familias para que reciban cuidados preventivos.  

“Si no hay espacio, no hay manera de abordar las necesidades de salud de los niños”, agregó Miller.

Después de inaugurarse el centro, los proveedores descubrieron muchos grupos de personas que se las habían arreglado sin recibir cuidados preventivos. Variaban desde niños que nunca había recibido un chequeo regular, vacunas y evaluaciones del desarrollo hasta adolescentes que sufrían de depresión, en un área en el que hay una tasa desproporcionada de suicidios.

Los trabajadores de la clínica se enfrentaron a padres que nunca se habían imaginado tener que llevar a un niño sano al doctor.

“Realmente es una mentalidad del Viejo Oeste, de poder lidiar con tus problemas tú solo, no querer que el gobierno intervenga y no tener que depender de nadie”, dijo Gisela Garrison, directora del centro de salud. “La gente piensa que, si estás sano, no necesitas ir al doctor y punto. Solamente si estás realmente enfermo, casi muriéndote, o si tuviste un accidente, entonces vas a la sala de emergencias”.

Ahora, los trabajadores de la clínica están ganando la lucha para atraer a los padres. Cada vez que un niño viene por un caso de urgencia, como una infección de oído, los doctores alientan a sus padres para que programen el próximo chequeo regular de su hijo.

Jennifer Mora es la proveedora más nueva de la clínica. Como enfermera practicante, Mora empezó a trabajar en la clínica el verano pasado con fondos proporcionados por The Colorado Trust. Ella alienta suavemente a los padres reacios para que sigan el tratamiento. Por ejemplo, cuando la madre de una niña de tres años no estaba segura de querer que a su hija la evaluaran por retrasos en el habla, Mora la reconfortó.

“Si permite que evalúen a su hija ahora, quizás descubra que no necesita ayuda. Pero, si necesita terapia, entonces su hija tendrá un mejor comienzo en lugar de retrasarse más”, le dijo Mora a la mamá.

Mora también habló sobre su propia experiencia con el desarrollo del lenguaje de su hijo de dos años. “Yo he pasado por lo mismo. No es un proceso desagradable”, agregó Mora.

Los especialistas en la salud del comportamiento también son invaluables. Cuando una niña de ocho años vino recientemente sufriendo dolores de cabeza un mes después de haber tenido un accidente automovilístico, Mora supo que la paciente también necesitaba servicios de consejería. La niña tenía miedo de subirse a un automóvil, una carga paralizante en un área tan remota.

“Le dije que estaba bien tener miedo, que había sido una experiencia realmente atemorizante”, dijo Mora. Luego, pudo invitar a la consejera para que viera a la niña inmediatamente.

Con cada niño que la clínica de Craig ayuda, los proveedores plantan una semilla que aumenta la confianza entre los padres y los alienta a regresar. “Estamos tratando de conectarnos con las personas antes que se enfermen”, dijo Sue Birch, directora ejecutiva de Northwest Colorado Health. “Estamos tratando de reinventarlo todo para crear un sistema comunitario integrado enfocado en el bienestar”.