2016-09-23
Historia

Deliana Garcia, de la organización Migrant Clinicians Network, dio una presentación como parte de la Serie de aprendizaje sobre la equidad en salud 2016-2017 de The Trust.

Fotografía de Rachel Mondragon

Por Ned Calonge, MD, MPH

Estados Unidos alberga más de 40 millones de inmigrantes. Muchos de ellos dejan su lugar de origen para tener acceso a oportunidades económicas, y muchos se enfrentan a riesgos de salud relacionados con el estrés del desarraigo ya sea por cuenta propia o por la de otros.

Mudarse no debería ser un obstáculo para gozar de buena salud, según la organización Migrant Clinicians Network, la cual ofrece servicios a las personas móviles que viven en la pobreza en el país. La organización ofrece apoyo a los profesionales médicos que proporcionan servicios a esta población, incluyendo asistencia técnica, educación y promoción social.

Deliana Garcia, directora de proyectos, estudios y desarrollo internacional de la organización, recientemente describió su trabajo en una plática que se transmitirá por video y sobre la cual hablarán varios grupos a nivel estatal como parte de la Serie de aprendizaje sobre la equidad en salud de The Colorado Trust.  

Su tarea ha retomado urgencia en estos momentos en los que el diálogo político nacional camino a las elecciones ha intensificado la retórica en contra de la inmigración.  

“El estigma está aumentando”, dijo Garcia. “Esta es un área en la que sentimos que estamos perdiendo terreno”.

El estigma puede prevenir que las personas migrantes busquen los servicios que necesitan, aun cuando quieran y puedan pagar por ellos. Podría prevenir que, por ejemplo, busquen tratamiento médico proporcionado por agencias gubernamentales por temor a terminar encarcelados, deportados o ambos.

Independientemente de lo intensos que estos obstáculos sean en estos momentos, muchos de los desafíos principales que los migrantes deben enfrentar no son nuevos. Garcia mencionó el ejemplo de Luis, un migrante de 36 años originario de Guatemala diagnosticado con tuberculosis pulmonar. Él se mudó cuatro veces durante el tratamiento de nueve meses, y Migrant Clinicians Network pudo apoyar cada uno de los profesionales médicos que lo vieron durante el tratamiento para asegurar que completara su terapia.

“Si podemos reducir su vulnerabilidad a las enfermedades, sabemos que hemos hecho un buen trabajo”, dijo Garcia.

El ethos que impulsa la tarea de Migrant Clinicians Network es tratar a los pacientes como ellos, los pacientes, les gustaría que los trataran. Esto significa tomarse el tiempo necesario para hacer preguntas, escuchar completamente las respuestas e intentar ofrecer el tipo de apoyo que los pacientes necesitan más.

Sin este interés más profundo de los profesionales médicos, se pueden pasar por alto pistas cruciales. En un caso, dijo Garcia, una mujer embarazada no estaba comiendo bien y no se presentaba a sus citas. Su médico la describió como incumplida.

Lo que esta mujer realmente necesitaba era que alguien dispuesto a entender la complejidad de su vida. De hecho, su hija de 14 años, a quien había dejado en América Central, se había suicidado recientemente.  

“Tenemos a alguien que no quiere estar embarazada”, agregó Garcia. “No quiere seguir estando viva”. La intervención de Migrant Clinicians Network hizo que la mujer siguiera recibiendo cuidados prenatales hasta el nacimiento de su bebé y la conectó con un terapeuta.

La organización hace más que proporcionar apoyo directo a los profesionales médicos. También promueve cambios a las políticas que podrían beneficiar la salud de las personas migrantes al, por ejemplo, protegerlas de la amenaza de terminar en la cárcel o ser deportadas.

A los inmigrantes indocumentados se los excluyó explícitamente de las reformas de salud incluidas en la Ley de Cuidados de Salud Asequibles (ACA, por sus siglas en inglés). Desde el punto de vista de Garcia, los avances de la ACA llegaron a expensas de las personas que necesitaban más de las reformas.

“Para mí, fue difícil exclamar un gran “aleluya”, continuó.

Garcia también dijo que sigue aumentando la necesidad de que los profesionales dedicados a los cuidados de salud, junto con los legisladores, reguladores e instituciones e individuos de todo tipo, trabajen para establecer equidad en un ambiente multicultural.

Para todas nuestras instituciones, agregó, esto significa valorar la diversidad, llevar a cabo autoevaluaciones honestas y manejar las dinámicas de diferencias. Para cada persona, esto significa estar presente, tomar riesgos, bajar nuestras defensas, tener curiosidad y una mente abierta y estar dispuestos a aceptar puntos de vistas alternativos.

“La globalización va a aumentar las ocasiones en las que necesitamos interactuar con personas diferentes a nosotros”, indicó Garcia. “Ya no podremos dirigir nuestros esfuerzos solo hacia un área en la que nos sentimos cómodos”.

El siguiente evento de la Serie de aprendizaje sobre la equidad en salud tendrá lugar el 10 de noviembre de 2016. Por favor visita nuestro sitio web para obtener información sobre los detalles del ponente, el lugar y la hora próximos a anunciarse.

 

Ned Calonge, MD, MPH
Presidente y director ejecutivo
The Colorado Trust